Servicio de Ayuda a Domicilio

Muchas personas mayores quieren seguir viviendo en su casa pero se encuentran con algunas dificultades para desenvolverse solas. En muchos casos, sus familiares son los primeros que quieren evitar el ingreso en una residencia geriátrica pero, por su situación personal o laboral, necesitan apoyo para su cuidado. 

El Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) es un servicio intermedio que, de forma independiente o complementado con los Centros de Día, proporcionan el apoyo necesario para seguir viviendo en casa. 

  • Ayuda_a_domicilio_web_4
  • Ayuda_a_domicilio_web
  • Ayuda_a_domicilio_web_3
  • ayuda_a_domicilio

Seguir viviendo en el propio domicilio es posible hasta en edades avanzadas, pero, en función de las limitaciones propias o de las generadas por el núcleo familiar, realizar todas las actividades de la vida diaria por uno mismo puede ser complicado e incluso imposible. 

La ayuda a domicilio apoya o sustituye aquello que la persona mayor o su familia no pueden realizar: cuidados personales, tareas domésticas, acompañamiento en las salidas del domicilio (paseos, visitas médicas, actividades lúdicas, traslados a centros de día…) y movilizaciones, evitando o retrasando el ingreso en una residencia para mayores 

VALORACIÓN DE NECESIDADES EN EL DOMICILIO

La directora del servicio y la supervisora de auxiliares llevan a cabo la valoración  de las necesidades del usuario en su domicilio.

PLAN DE ATENCIÓN

Se definen las tareas y actuaciones a realizar y se consensúan con el usuario y su familia. 

La auxiliar de ayuda a domicilio ejecuta el plan de cuidados siguiendo las pautas establecidas por la supervisora. Pautas que son evaluadas y adaptadas en función de la evolución de las necesidades de la persona atendida

SEGUIMIENTO Y SUPERVISIÓN CONSTANTE

Desde el inicio de la prestación del servicio hasta que se produce la baja del usuario, nuestro SAD se caracteriza por un exhaustivo seguimiento y supervisión del personal auxiliar que trabaja en el domicilio. Las visitas al domicilio de la supervisora de auxiliares y el seguimiento telefónico de la directora garantizan un correcto servicio y la inmediata detección de problemas o nuevas necesidades, si existieran.

EVALUACIÓN DEL SERVICIO

Al finalizar el servicio, es fundamental conocer la satisfacción obtenida por el cliente. Mediante un sencillo cuestionario obtenemos la información necesaria para saber qué aspectos debemos mejorar.

PRESTACIONES OFERTADAS

Atención a las necesidades domésticas o del hogar:
Limpieza cotidiana de la vivienda

Recogida, lavado y planchado de ropa

Compra y cocinado de alimentos y limpieza de vajillas

Atención personal:
Levantar, acostar, vestir

Colaborar en la ingestión de alimentos

Movilización y tareas de aseo e higiene habitual de los usuarios

Ayuda en la ingestión de medicamentos prescritos

Compañía y entretenimiento en el propio domicilio, velando siempre por la seguridad del usuario

Compañía en traslados fuera del domicilio: Centro de día, visitas médicas, visitas a la familia, gestiones, actividades lúdicas…

Desarrollo de habilidades para la realización de las actividades de la vida diaria.

Información y asesoramiento:

Adaptación de la vivienda

Ayudas técnicas

Prevención úlceras por presión

Apoyo al cuidador familiar